La Infancia en los Tiempos del Cólera

Por Dante Malaspina

“Que los volcanes estén extinguidos o se despierten es igual para nosotros. Lo interesante es la montaña del volcán y ésta nunca cambia”. El principito, Antoine de Saint-Exupéry

El primer minuto de Home Alone del conjunto francés Totorro puede llegar a conjugarse en una amalgama de retrospección: una plaza, un pasamanos, una hamaca, una pelota roída que pide un póstumo y potente puntapié para perderse detrás de una muralla y ya no ser perturbada, un inocente y simplificado “¡¿Querés ser mi amigo?!”, colores sorprendentes e incandescentes, la valorada curiosidad sensorial y cognitiva como motus de vida y la perspectiva de lo que está por venir. La infancia después de la infancia puede ser un momento raro; esa certidumbre resguardada de que debe ser percibida más que recordada o comprendida, fetichizándola en el mejor de los mundos posibles. Así podemos sentir esta obra un divertido desfile de instrumentos que nos introduce en los arrabales del Math Rock mediante un par de guitarras, un bajo y una batería -netamente instrumental- con algunos retoques vocales claves pero que no son el quid de la cuestión.

Todo acaece bajo el velo de un gran juego: los punteos, la batería que marcará el protagonismo y los tiempos entre los rasgueos por momentos entrecortados y por momentos ensimismados de las guitarras, las explosiones de bajo que bien podrían corresponder a una pieza de Rage Against the Machine; ello sin dejar de percibir un control pleno de los silencios y los cortes conformándose un conjunto de reglas que seguirán los jugadores y oyentes. Parte de lo que hace única a esta obra es que a pesar de la velocidad y la potencia de ciertas melodías, dignas tal vez de géneros más endemoniados como el metal o el punk, nunca logra perder la jovialidad y aún en los momentos más fuertes el carácter alegre prevalecerá ya que hasta la nube más grande se disipa con la brisa.

Motte-Rock es la pieza prototípica del disco siendo que comienza apaciblemente con un juego de notas de bajo pegadizas que se irán repitiendo de manera progresiva sumándose distintos arpegios y arreglos de guitarra al mismo tiempo que la batería; ello hasta llegar a un clímax donde nada deja de estar calculado. Cada instrumento posee su lugar y siempre resulta ser el indicado, demostrándonos que recursos simples eficientemente usados y conjugados logran resultados colosales.

Tal vez lo único criticable, siempre tomando en cuenta su papel de opera prima, sea que la estructura llegando a la conclusión del disco se hace esperable y predecible perdiendo el ingenio de los cortes que pululan en la obra. Evidentemente conforma una fórmula exitosa donde la esencia reside en lo jocoso, sin embargo requiere de una reinvención que pueda captar nuevamente nuestra atención para poder seguir jugando con ellos.

Un comentario sobre “La Infancia en los Tiempos del Cólera

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑