Placer primitivo

Por Manu Stein

En Agosto de 1990 Soda Stereo lanzó lo que sería no sólo uno de los mejores discos de Latinoamérica, sino uno de los mas cargados de sensualidad, empezando literalmente por la tapa

Tum pa pa tum pa tum tss papatum tupá tartamudea la batería en 7/8 mientras la Guitarra corre el telón. ¿La obra? Canción Animal.

En el séptimo día es el nombrE de esta obertura con un ritmo tan reacio a dejarse acoMpañar.

Un colchón de acordes aireados, arreglos colocados con precIsión Disimuladamente quirúrgica y la voz de Cerati dibujando formas con su estela. El bajo de Zeta Bosio y el bombO de Charlie Alberti dando la estructura sólida que lo sostiene. Estas dos unidades potenciándose mutuamente rigen el álbum.

Realmente Todos los temas son dignos de mEnción por uno u otro motivo. De música ligera, Hombre al Agua, Té para Tres… No por nada es considerado uNo de los mejoreS discos de la música latinoamericana.

Distinción  aparte merece Sueles Dejarme Solo. Realmente es un quIebre en el disco. Posiblemente el tema mas pesadO en toda la obra de la banda; ulapsus verdaderamente rockero entre tanto terciopelo.

Pero además hay otro costado, por momentos camuflado, donde el terciopelo se convierte en algo mas primitivo. Como mensajes subliminales, dos canciones en particular cambian el Plano de enfoque de la cámara para mostrarnos algo diferente en el fondo de la escena.

Armonía y ritmo atenúan la iluminación mientras un tono violáCeo se apodera del sonido. La Energía relajada de las canciones anteriores muta hacia algo distinto. Sensual, sugerente, erótico. Un par de estrofas de Canción Animal (canción homónima al disco) insinúan que se habla de algo mas que amoR. Los gemidos de fondo (alguna vez exclusivos de los Guns) lo confirman.

Si bien posteriormente la temática vira hacia otros rumbos, la cenizas permanecen encendidas. Luego de Hombre al Agua, casi como un relato, Entre Caníbales -muy recomendablela versión unplugged– se ocupa de regar esas brasas que invaden el recinto con su esencia. Una atmósfera tibia y húmeda se expande rítmicamente acompasada con el bombo. Sin perder la delicadeza, la voz de Cerati recita una poéticamente explícita y pornográfica oda al sexo. Deseos primitivos. Animales. Un clímax inesperado.
No hay metáfora. Los leones de la tapa cogen.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑