Naufragio Controlado

Por Alejo Ruiz

Desde las tierras del lejano Japón, A Picture Of Her. Una banda de math rock instrumental que nos lleva a naufragar por aguas profundas. Un disco extremadamente minimalista, plagado de momentos inolvidables

Unas semanas atrás, navegaba por las aguas agitadas del océano en constante expansión con que se nos representa internet, escuchando músicas que jamás había explorado. La deriva llevaba ya horas. Mi sillón, convertido en la balsa de un náufrago, se dejaba mecer por las olas del sonido. Las bandas sin nombre pasaban una tras otra por los parlantes de mi equipo de música, al ritmo aleatorio que dios Google -o alguno de sus secuaces- disponía para mí.

La tarde era fría y lluviosa. Perfecta para el ritual en el que los mates se combinan con un buen libro y nos vemos obligados a olvidar los avatares de la vida cotidiana mientras nos perdemos entre las líneas oscuras, escritas sobre páginas gastadas. La balsa continuaba su trayecto impredecible cuando una sacudida inesperada me arrojó sin previo aviso a las profundas aguas azules de un disco complejo y brillante.

Me estiré desde el sillón, en ese esfuerzo titánico que todos conocemos, y agité el cursor de la computadora. El negro absoluto de la pantalla se difuminó lentamente y apareció ante mí la foto tomada por Isamu Ueno que ilustra la portada de C, el primer disco de estudio de la banda japonesa A Picture Of Her, lanzado en 2013.

El sonido de la banda viene acompañado de una fuerte reminiscencia, prácticamente instantánea, a otros intérpretes del math rock. Pero no es un hecho extraño. Detrás de las consolas de sonido se encuentran el maestro Takaaki Mino,  el bestial guitarrista de Toe, otra banda del género que la viene rompiendo toda desde principios de siglo.

También te puede interesar: La Infancia en los tiempos del cólera

comienza con una obertura suave como una caricia, de una estética perfectamente equilibrada. La banda no se demora más de un minuto y veinte segundos en abandonar la inocencia infantil para resurgir desde el silencio con The Bell Tolls. Una voz distorsionada bien al fondo, una batería y un bajo que conversan con la precisión de un reloj, y dos guitarras que se cruzan a la perfección. Ese es el paisaje que dominará todo el disco, un horizonte acuático como el que nos recibe en el arte de portada, una profundidad lúdica en la que podremos bucear sin temor a ahogarnos durante los breves cuarenta minutos que dura esta obra.

Las melodías se alzan delicadas aunque poderosamente penetrantes. El cuarteto sabe lo que quiere y demuestra a cada segundo que nada está librado al azar. Las continuas rupturas y bifurcaciones nos arrastran desde limpias armonías de guitarra y dulces sonidos de platillos, hacia distorsiones solamente controladas por el golpe de un bajo plantado siempre donde tiene que estar.

Es un disco extremadamente minimalista, plagado de momentos increíbles que demuestran una vez más que el rock instrumental en su versión japonesa -fundamentalmente de la mano del math rock- es un universo rico en melodías sublimes.

Antes de abandonarlos en medio de las aguas para que disfruten del naufragio en compañía de A Picture Of Her, se me vuelve casi una obligación invitarlos a escuchar atentamente la batería de When You Were Beggars. El batero, Kameyama Yuzo, nos invita a todos a sacarnos el sombrero antes de comenzar el viaje subacuático.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑